Burkina Faso, una experiencia de vida

“Mi principal deseo es hacer experiencia comunitaria... vivir una experiencia que comporte: escucha, aprendizaje, ayuda, contemplación, gratuidad, respecto, acogida, compartir, abrirse, dejarse interpelar,… me apetece vivir el día a día, lo cotidiano de la comunidad; y acercarme al entorno a través de esta comunidad”

Hola tod@s,
 
Soy Marga, vivo en Barcelona y pertenezco a un grupo de Laic@s de las Hermanitas de la Asunción; y estas eran las palabras que pronunciaba cuando formulaba los deseos para este verano 2012.
 
Durante el pasado mes de Agosto, junto con la comunidad de hermanitas de Bobo Diulaso (en Burkina) hemos hecho experiencia de vida juntas, compartiendo el cotidiano de la comunidad y, realizando las actividades de verano organizadas por ellas en el barrio donde viven.
 
Las actividades se dirigían a l@s niñ@s de 4 a 12 años., divididos en tres grupos (pequeños, medianos y grandes) trabajamos el refuerzo escolar durante parte de la mañana y, otra parte se dedicaba a actividades más lúdicas: manualidades, danza, teatro, deportes...
 
El slogan ha sido “Bâtisseurs de la planèta” y, cada semana hemos trabajado con los niños los cuatro elementos: agua, tierra, aire y fuego.
La participación de los niños ha sobrepasado cualquier expectativa, sobre unos 100 niños diarios...
 L@s jóvenes que han formado parte del equipo organizativo tenían entre 13 y 16 años y, son jóvenes con quienes las hermanitas ya venían haciendo un trabajo durante todo el curso. Son jóvenes que han experimentado el trabajo en grupo, han podido expresarse y han sido escuchad@s.
 
Entre los objetivos generales de esta actividad de verano estaban el de crear un lugar de encuentro, de convivencia y aprendizaje para los niñ@s y los adolescentes. Aprender en un ambiente alegre, de respeto y de ayuda mutua. Y ofrecerles otra forma de tiempo libre sin estar todo el día en la calle. 
 
actividad con los niñ@s en la escuela
 
Mis primeros días en Bobo fueron días de conocer, días en que todo lo que ocurría alrededor entraba por la vista, por los oídos y por el olfato, son momentos que me llevan a sentir emociones muy opuestas (alegría, sorpresa, pero también rabia, impotencia…); situaciones que me hacen sentir que vengo de una realidad muy diferente y que no siempre mi buena intención es lo más apropiado en ese momento…
 
Pero un hecho cotidiano me resitua en este lugar, y me ayuda a hacer un cambio de mirada y descubrir que, a pesar de las carencias, éste es un lugar y un pueblo que cada día te descubre un regalo, que la vida en sí ya es un regalo. Me fijo en los gestos sencillos de los niñ@s en la escuela, de los vecin@s de la calle que quieren compartir lo que tienen, de la alegría de las chicas que vienen continuamente a casa, de las mujeres del coro que se juntan para ensayar, de la vida que hay alrededor del mercado, me emociono al ver como este pueblo vive y manifiesta su fe, al ver el respeto que un@s y otr@s muestran por lo que no es suyo, por la convivencia real que existe entre diferentes religiones y etnias …, Saber reconocer tantos pequeños milagros entre las dificultades hacen que viva estos días dando gracias continuamente; y siento de nuevo la felicidad de Aquél que se descubre en el lugar que quiere haciendo lo que le gusta.

Esta felicidad también es vivida con y en la comunidad de hermanitas: compartimos muchos momentos de risas y alegría, alguno (no pocos) de lágrimas (aunque fueran de felicidad); me enseñan otra manera de rezar; me transmiten su amistad con la comunidad cristiana del barrio; compartimos nuestros caminos hasta llegar a Burkina; las tareas diarias; aprendemos a ir en moto, en bicicleta y tomamos helados de dos bolas (sí en Bobo también puedes tomar helado por increíble que parezca!!!)… De la mano de Tere, Mª José y Mª Clair me acerco a este pueblo, a sus vecinos, me enseñan sus costumbres, sus ritos; descubro que llevan una vida austera, sencilla y cercana, igual que lo es este pueblo que les quiere y les acoge, y siento como si lleváramos toda la vida aquí viviendo!
 
(Celebramos el día de la Asunción Tere, Mª Clair, Agda, Pili, Mª José y Marga,)
 
A lo largo de estos días dos Evangelios me acompañan en la oración y confirmo que en esta realidad tienen más sentido que nunca:
(Lc 21, 1-4) "Después, levantando los ojos, Jesús vio a unos ricos que ponían sus ofrendas en el tesoro del Templo. Vio también a una viuda de condición muy humilde, que ponía dos pequeñas monedas de cobre, y dijo: «Les aseguro que esta pobre viuda ha dado más que nadie. Porque todos los demás dieron como ofrenda algo de lo que les sobraba, pero ella, de su indigencia, dio todo lo que tenía para vivir".
 
(Lc 17, 20-25) Habiéndole preguntado los fariseos cuándo llegaría el Reino de Dios, les respondió: «La venida del Reino de Dios no se producirá aparatosamente, ni se dirá: `Vedlo aquí o allá’, porque, mirad, el Reino de Dios ya está entre vosotros.»Dijo a sus discípulos: «Días vendrán en que desearéis ver uno solo de los días del Hijo del hombre, y no lo veréis. Y os dirán: `Vedlo aquí, vedlo allá.’ No vayáis, ni corráis detrás. Porque, como relámpago fulgurante que brilla de un extremo a otro del cielo, así será el Hijo del hombre en su Día. Pero antes tendrá que padecer mucho y ser reprobado por esta generación.
 
SI para mí esta experiencia ha sido una experiencia de VIDA, de una vida entregada al servicio de la misión, de una vida en donde el Señor se hace presente y se revela en lo sencillo.
 
Para terminar compartiros también la alegría de saber que ha sido un viaje muy querido, que nació partiendo de un deseo personal pero que siento que no he hecho sola, conmigo viajabais tod@s aquéllos que os alegrábais y participabais en aportar material, a todos vosotr@s: mi familia, mis Tesoros Comunes, la Comunidad de Ciudad Meridiana, mis amigos roquetenses, mis compañeros de trabajo... y en especial a las Hermanitas de la Asunción, GRACIAS por vivir junt@s este deseo.
 
Marga
Barcelona, Septiembre 2012
06/11/2012
Enregistrer au format PDF Imprimer l'article Enviar la referencia de este documento por email enviar por email
> Tous les articles remonter Remonter