Burkina Faso - CON LAS MARCAS DE SU AMOR

“Nuestro Señor se presenta siempre con las marcas de su amor…” Etienne Pernet Efectivamente, los estigmas de su pasión son para nosotras signos de su amor indecible, de su amor resucitado. En este tiempo Pascual queremos también compartiros las marcas de su amor que hemos recogido en el camino.

Domingo de Ramos, en esta tierra sedienta donde falta el color verde en esta época… muy de mañana, numerosa gente se reúne tras las escuelas para hacer el camino hacia Jerusalén con Jesús, llevan pequeñas ramas transformadas en cruces por las hábiles manos de los niños… y toda una muchedumbre aclama y canta. El tiempo de silencio de Cuaresma estalla en un deseo, ya, de Vida: “Santo, Santo, Santo es el Señor, Dios del Universo”. El calor no impide estar apretados, apretados… y organizarse siempre para dar cabida a otro que llega. El Padre Félix nos dice en su homilía que el amor contiene 3 D: despojo, don y duración (constancia)…
 
Jueves Santo, un gesto sorprendente. Es el presidente de la comunidad cristiana el que lava los pies de los apóstoles… de los representantes de los diferentes grupos de la Comunidad Cristiana de Base: ¡Entre ellos, por primera vez tres mujeres! La primera es una samo… ver un hombre mossi arrodillado ante una mujer samo para lavarle los pies, no es cualquier cosa en la cultura Burkinabé! Continúa con una segunda, la mujer que su propio hermano ha abandonado… ¡¡él le lava los pies!! Sí, el amor y la fe pueden cambiar el mundo, sobre todo el mundo de nuestras mentalidades, de nuestros esquemas de exclusión.
 
Noche de adoración: Por turno, los grupos pasan ante el Santo Sacramento expuesto en un viejo armario decorado para la ocasión, y durante la noche, los jóvenes cantan y adoran… y el que reza por el mundo, por la Iglesia, por los responsables, por “nuestra comunidad de Hermanitas de la Asunción”… se deja llevar por la oración de otros en esta noche de amor entregado hasta lo más hondo…
Viernes Santo: Son los jóvenes quienes representan el Viacrucis, a mediodía… bajo el peso de un sol infernal… Todo el mundo está allí… a los gritos de los verdugos, seguimos los pasos vacilantes de Jesús… y las mujeres lloran aparte de la representación… esconden sus rostros bajo sus ropas para no dejar ver sus lágrimas… ellas que acompañan tanto dolor en la vida de cada día, están allí con todas sus penas al lado de este Hombre-Dios que sufre con ellas. Hay musulmanes que salen de las mezquitas, como acostumbran los viernes vestidos de blanco, y llenos de respeto siguen de lejos el cortejo.
 
Sábado Santo, y Lurdes se va toda la mañana para decorar la Iglesia con las mujeres… presagio de la belleza de una vida que se anuncia… fragilidad de las telas, de algunas flores que se marchitan enseguida, pero deseo de amar y de hacer amar por los símbolos. ¡¡Decorar en la pobreza y la debilidad… y hacer maravillas!! Belleza que se prolonga en la noche por los cantos, por las danzas… El Gloria a Dios inunda el barrio… 70 adultos integran la Comunidad Cristiana por el bautismo… Ante nosotras una mujer anciana: ¡Cuánto tiempo ha esperado para llegar a este día! A veces mujeres casadas con un musulmán tienen que esperar su marcha para empezar el camino de la fe, a veces mujeres en situaciones irregulares en sus familias polígamas, a veces mujeres arrancadas de sus pueblos, que no encuentran las referencias de sus religiones tradicionales… y de repente una vida nueva que empieza por fin… nada hay imposible para Dios. A su alrededor los catequistas, los padrinos y madrinas, la comunidad que les acompaña y les da fuerza. El lunes de pascua estarán entre los lectores, los postuladores, el servicio de acogida en la Iglesia… ¡¡ser cristiano es formar parte de una comunidad de servicio!!
 
Domingo de Resurrección… y el agua que se vierte sobre 80 niños. El año de la Misericordia ha abierto las puertas a todos estos niños que no pertenecen a familias “en regla”. Y he aquí la alegría de tantas mamás célibes, de niños de parejas mixtas, de niños de parejas no casadas… Entre ellos, Jonás, lleno de alegría… Nosotras acompañamos a su papá en el último minuto de su vida. El no había permitido bautizar a sus hijos y a su mujer a pesar de haber seguido toda la catequesis… murió hace tres años, su mujer recibió el bautismo el sábado y el niño el domingo… rezamos por ellos, como por Kalo, el papá, que a los 40 años encontró a Dios. En la fila para recibir el agua, un joven papá danza con su niño en brazos… danza y le hace bailar lleno de ternura y alegría… una nueva generación de hombres bukinabéses. Imágenes que cambian…
 
En la acción de gracias una mujer alta baila con todo su corazón… si, son 20 años de espera para poder acercarse de nuevo a la comunión. Su marido, musulmán, aceptó el matrimonio mixto una semana antes de Pascua. Nosotras les conocimos en el grupo de preparación al matrimonio, estuvieron allí los dos durante una semana. Un gozo indecible en su cara… ella nos estrechó con fuerza en sus brazos al final de la Misa. El domingo llega gente a nuestra puerta para desearnos buena fiesta, los primeros son nuestros vecinos musulmanes… Algunos nos traen comida, también de nuestra casa salen marmitas… los niños llegan para comer… Omar grita: “Vamos a rezar” y los cristianos hacen el signo de la cruz al mismo tiempo que los musulmanes se posan las dos manos sobre la cara… “Qué Dios que es bueno y misericordioso, nos conceda vivir de esta amistad y de este amor, en la paz, todos los días de nuestra vida…” Y los niños responden: “¡Amina!”. Aline vino para ayudarnos a gestionar todo este movimiento… A nuestra llegada al barrio, ella estaba también sentada con los otros, hoy ha crecido y se pone al servicio de los más pequeños.
La noche nos sorprende ante un pastel compartido con algunas “aspirantes”, además de una joven y una pareja con quien compartimos vida y misión… Cae la noche y escuchamos en la capilla la voz del Maestro: “¿Tú me amas?” Y cada una responde: “Si, Tú lo sabes todo”… Nathalie, a la salida, dice: “Orar así hace bien”.
La semana aún continúa… Lunes acción de gracias, y esponsales de nuestra vecina. Es la primera vez que nosotras participamos de modo tan cercano a una boda típica… nos instalaron al lado de los negociadores que hablaban entre ellos. Es una boda entre dos religiones y dos etnias diferentes… por lo que las condiciones y las peticiones de parte de uno y de otro se expresan minuciosamente antes de dar el mutuo acuerdo. Después se llama a los dos jóvenes para conocer su parecer y aconsejarles. La fiesta sigue… una muchedumbre del barrio. Al cabo de dos días, las vecinas preparan juntas la cocina para este acontecimiento…
 
Al terminar, la delegación cristiana, venida del pueblo, entra en nuestra casa para dar las gracias, para orar juntos por la joven pareja y para pedir al Señor vocaciones burkinabés para nuestra Congregación “a fin que su obra de servicio y de proximidad, de anuncio de la Buena Nueva pueda continuar en nuestro país” ¡¡Amén!!
Martes de encuentro con los monitores de las actividades de vacaciones, jornada de trabajo y de comida juntos… la vacación escolar nos permite estar casi al completo: 17, en espíritu de familia, de entreayuda, de creatividad y de responsabilidades compartidas.
 
Miércoles de visitas a los enfermos para llevarles la comunión: Teresa vuelve a Pascal, sin piernas, que ha terminado una pequeña mesa para acoger al Señor en su casa, y después Thierry, joven incapacitado mental, que a su llegada, empieza a cantar: “Señor Jesús, Tú estás Vivo, en Ti la Gloria eterna”. ¡Sus padres se ríen!
Marie Claire acaba de llamar, su estancia en la frontera de la Costa de Marfil ha ido bien. Momento fuerte de encuentro en medio de una población llena de estrecheces… Un bebé acaba de nacer en la maternidad donde ella está de servicio esta semana.
Es nuestra Pascua, con algunas marcas de su Amor ¡Qué podamos inscribirlas en nuestra vidas!
 
Ha María José – Comunidad de Bobo-Dioulasso
14/06/2016
Enregistrer au format PDF Imprimer l'article Enviar la referencia de este documento por email enviar por email
> Tous les articles remonter Remonter