Brazil : Conmemoración de 50 años al servicio de la vida

Me sedujiste señor, y me dejé seducir (Jer. 20,7) ¿Cómo hablar de esa maravilla de ser llamada y dejarse seducir? Si, Dios ha hecho en mí y por mí maravillas durante estos 53 años de pasión y de compasión. ¡Qué bueno es celebrar las acciones del Señor en vistas a la Pastoral Vocacional! (He1, 8)

Fue con todo el Núcleo del Brasil, después de una Asamblea cuando empeza-mos este tiempo de celebración en el mes de febrero en Sao Paulo. Se había invitado a las comunidades de base a las que se lo participamos y a otros amigos que estaban allí. En verdad fue un gozo oír cómo la acción de Dios se ha expresado, a lo largo de estos años, a través de la Congregación, a través de mi – El Padre trabaja siempre (Jn 5, 17).
 
Los días 2, 3 y 4 de mayo tuvimos un triduo y el 5 la gran celebración en Minas Gerais. Fue el momento de gustar, degustar, oír por boca de los mismos participantes los descubrimientos de la Palabra, del pobre, de la dignidad de la persona, de la comunidad; se hacía notar lo sagrado, se ‘tocaba’ el amor de Jesús de Nazaret vivido durante 53 años de consagración en la Congregación de las Hermanitas de la Asunción.
 
Os comparto una expresión que me conmovió mucho: “Con la venida de las Hermanitas hubo un antes y un después, nosotros no somos ya los mismos y el barrio ha cambiado respecto a las cosas materiales. Esto ha sido como la Pascua, el Dios liberador pasó como un rayo de luz aportado por la Congregación”, esto a través de cada Hermanita; algunas han vivido ya la Pascua definitiva y las comunidades recordaron sus nombres. Esta expresión venía de miembros de las comunidades donde estuve inserta durante 23 años.
 
Era emocionante oírles decir: “la invención del Padre Pernet y María de Jesús” o, “nuestra Congregación”. Esta última expresión venía de un miembro de ILFA (Hermanos laicos de la familia de la Asunción).
 
Admiré sus testimonios y cómo habían asimilado el CARISMA, la forma como habían cambiado su manera de vivir en familia, su ternura por los miembros sufrientes de la comunidad y por los menos favorecidos. Se acordaban de las veces en que nosotras habíamos llamado a sus puertas pidiendo algo para aliviar el hambre de la gente, y de que a partir del día en que habían abierto su puerta para el pobre, habían abierto al mismo tiempo el corazón a Dios; después de esto participaron de forma distinta en la comunidad de base. 
 
La misma cosa ocurrió cuidando a los enfermos, eran muchos en la comunidad los que habían hecho la experiencia del SERVIDOR SUFRIENTE, convirtiéndose en Salvador; habían descubierto otra manera de vivir su vida cristiana. Había habido situaciones en que uno conocía sólo de nombre, como decía el Padre Pernet, y que exigían mucho coraje y amor, sobre todo en Río Pequeño/Sao Paulo. Así fue como nació el Equipo de cuidadores, que se mantenía atento a algunas situaciones difíciles. En Ibirité, además de la atención a los enfermos, la comunidad abrazó la causa de la naturaleza, empezando por limpiar la ciudad recogiendo todo lo desechado para hacer de ello una fuente de recursos para la construcción de la Iglesia y sensibilizar a un mayor amor a la naturaleza. Más tarde, la lucha dio origen al nacimiento del Movimiento de defensa de Serra do Rola Moça, que ya conocéis todos porque lo compartió la comunidad de Ibirité.
 
Con gusto los miembros de las comunidades recordaron y hablaron de su descubrimiento de Dios, de Jesucristo a través de las oraciones hechas en sus casas y del estudio de la Biblia; esto me llenó de gozo pues es algo muy querido a nuestras comunidades: el deseo de que el proyecto de Jesucristo se prolongue a través de las comunidades cristianas resuena siempre en nosotras.
 
Recogemos algunas palabras que fueron expresadas:
 
“Vosotras sois para nosotros presencia de Dios.”
 
“Una luz en nuestro camino, que nos ayuda a ponernos en pie y a reconocer nuestros derechos, a querernos más, a percibir las cosas, a buscar caminos.”
 
“Vosotras me habéis devuelto la voluntad de vivir y de ocuparme de mis hijos a pesar de mis límites. Todo era oscuro y me habéis aportado la luz, la esperanza, el amor. Siempre habéis estado a mi lado, ayudándome en todo y conduciéndome a confiar en Dios y en Nuestra Señora.”
 
“El Padre Pernet no será canonizado por los milagros que la Iglesia exige, pues sus milagros son poner a las personas en pie, ayudarlas a participar en sus comunidades para beneficio de los demás, de los pequeños, para la transformación de la sociedad. Estos son los milagros de “los pies sobre la tierra”.
 
“Ellas nos han ayudado a aceptar al barrio tal cual es, a conocer a otras personas a través de los tiempos de oración en las casas, a iniciar a nuestra comunidad de base, a luchar para mejorar las condiciones de vida: agua, electricidad, alcantarillas. Aprendimos a querer a nuestra ciudad, a construir la Iglesia con nuestro propio trabajo: fueron días felices que nos dieron el gusto de trabajar unidos.”
 
“Lo que proponen el Padre Pernet y Antoinette Fage es una forma diferente de entender la Iglesia, de hacer crecer el Reino. Nos gusta mucho: esta propuesta de seguimiento de Jesucristo vale la pena.”
 
“Vosotras Hermanitas no sois numerosas, pero la diferencia que aportáis por donde pasáis es enorme, influís en nuestra existencia y nos ayudáis a ser enteramente cristianos.”
 
“Hay tantas cosas que decir, pero difíciles de expresar, pues a veces es solamente un abrazo en momentos de angustia, una sonrisa de ánimo en la tristeza, un impulsar hacía adelante cuando se tiene miedo, una mirada que restaura la confianza, y es esto lo que nos ha bastado para continuar un camino de vida sin pararnos. Nadie lo ha visto pero Dios, El, sabe cuán bueno ha sido esto y cómo El nos ha tocado, qué amor hemos experimentado.”
 
Durante estos días del triduo, quedaba muy claro que los verbos: ver, oír, conocer, descender, elevar, etc. estaban presentes, como en Ex. 3, 7.
Todo fue preparado por tres municipios y diversas comunidades de base: Betín (Jardín Teresópolis), Contagem (Agua Blanca) e Ibirité donde tuvo lugar el triduo y la Celebración.
 
Algunas palabras sobre la Celebración:
 
La comunidad de base de San Judas, donde se realizó, esta situada en un barrio de chabolas con una enorme iglesia, construida gracias al voluntariado, y estaba llena. El tema de la celebración era la luz. Cada persona tenía una vela confeccionada por Beth, HA, que a pesar de su enfermedad, contribuyó a que la celebración estuviera llena de luz, dando una vida diferente.
 
El canto de entrada “LUZ DE DIOS” dio el tono a la celebración, el verso final era el siguiente: “Esta vida nueva, comunión con Dios, que recibí en el bautismo va aumentando y me transforma hasta que Dios sea todo en mi vivir.”
 
Fue una celebración realizada por muchas personas, en la sencillez, alegría y profundidad, se respiraba Dios… es muy difícil hablar de vida, de emociones, de pasión, de AMOR: este estaba en el aire que se respiraba. Yo era consciente que este Tesoro se lleva en vasos de arcilla (cf. 2 Co 12, 9-10).
 
En nuestro programa, en vistas de la Pastoral Vocacional, todavía habrá celebraciones, una en julio en mi tierra natal: Estrella de Oeste/SP y otra en Caruaru, siempre con la esperanza de darnos a conocer más y, quién sabe, quizá algunas jóvenes, por gracia de Dios, se apasionen por Jesús de Nazaret y la manera de vivir en la Congregación.
 
Por algunas expresiones en las celebraciones se me ha hecho la gracia de ver que mi pasión por Jesucristo y la Congregación ha pasado a este pueblo, por ejemplo: “Usted es una mujer luchadora, que tiene un amor incondicional por Jesús y los empobrecidos, siempre alegre y dispuesta a buscar cambios con otros. Una presencia que llama la atención por su luz, su fuerza, su belleza, su jovialidad y su sencillez, pero también capaz de mucha indignación y de coraje frente a las injusticias.”
 
Por todo esto puedo decir con todos y con mis hermanas que “un nuevo mundo es posible” y proclamar a través de todos los cantos que “el Señor ha hecho por nosotros y en mí grandes cosas” (Lc 1, 49)
 
Hermana Ernestina
08/11/2013
Enregistrer au format PDF Imprimer l'article Enviar la referencia de este documento por email enviar por email
> Tous les articles remonter Remonter