Brasil - Curso de verano

Es un acontecimiento organizado por el CESEEP (Centre Ecuménico de Servicios de Evangelización y de Educación Popular); siempre se realiza en el mes de enero, en verano, de ahí procede su nombre: CURSO DE VERANO. Como asociada a la Universidad de São Paulo puede disponer de sus dependencias para este evento que reúne a más de 700 personas entre los participantes, monitores que intervienen y el personal de diferentes servicios.

El contenido varía según los acontecimientos notables o las situaciones sociales actuales que reclamen más reflexión; siempre hay un bloque de temas para tres años. En el 2013 el 26avo curso de verano tuvo por tema: Redes digitales – Tejer relaciones, construir comunidades, ejercer la ciudadanía – “abordado en forma crítica y positiva el desafiador y fascinante mundo de las redes sociales y de sus virtualidades personales, políticas, sociales y religiosas, sabiendo que es probablemente la mayor revolución cultural de nuestra historia humana”, afirma el Padre Oscar Beozzo, coordinador general del CESEEP.
 
El Curso de verano se fundamenta en tres pilares que sostienen sus objetivos: Ecumenismo – Colectividad – Educación Popular. Su estructura está compuesta por un grupo de cerca de 120 voluntarios, procedentes de diferentes Estados del Brasil, que se capacitan en tres encuentros durante el año que les permitirá estar al frente en los grupos de 20 a 30 participantes. El curso siempre tiene lugar en enero, verano en Brasil. Consta de dos partes: la primera es la acogida de los participantes con un tiempo de oración, después los que intervienen enriquecen el acontecimiento con aportaciones que abordan temas de gran relevancia según el tema escogido.
 
En la segunda parte, los participantes se distribuyen en “tiendas”, en los locales de la Universidad y efectúan actividades creativas y formadoras. En este tiempo es cuando pueden profundizar las aportaciones recibidas, conocerse entre ellos, compartir los saberes, enriquecerse mutuamente, y vivir un momento festivo, culminando con un compromiso colectivo al terminar la semana del curso.
 
Junto con los participantes cuatro voluntarios en cada “tienda” garantizan y desarrollan las actividades en un ambiente relajado y alegre, con acento artístico. Una orquesta compuesta por voluntarios anima las jornadas durante el Curso de verano.
 
Testimonio de Edijane: “Participar en el curso de verano para mí fue ampliar mi visión del mundo. Percibí, en el rostro de cada participante, alegría, acogida, esperanza… tengo la certeza que el curso de verano contagia, anima, multiplica, y una de mis metas es transmitir todo lo que he aprendido: tejer relaciones, construir comunidades, ejercer la ciudadanía.”
Hace 15 años que formo parte, como voluntaria, de este gran colectivo y percibo la riqueza del proceso del Curso con su evolución positiva en la formación hacia una conciencia crítica y al compromiso de los participantes, cuya mayoría son jóvenes (de 60 a 70 %).
 
Olga, Hermana de la Asunción, Lima
03/05/2013
Enregistrer au format PDF Imprimer l'article Enviar la referencia de este documento por email enviar por email
> Tous les articles remonter Remonter