BEAUVAIS- Francia: EN EL CORAZÓN DE “LA BOUTIQUE”: LAS DOMICILIACIONES

El nombre completo es “Boutique Solidarité Emmaüs”. Un lugar de acogida de personas con dificultades, hombres y mujeres a menudo con hijos, marginados por la sociedad. Entrevista a Jacqueline(HA)

En la base de esta situación, hay razones que cada uno puede imaginar, cuyo cúmulo es dramático: falta de recursos, sin casa, sin trabajo, sin relaciones, a veces, sin papeles.
 
Es un infierno: todo es problema, comer, dormir, lavarse, vestirse, arrastrar consigo lo poco que aún se tiene (total una o dos bolsas)
 
Los “acogidos” vienen a tomar un desayuno, a pasar un rato calientes, ducharse, lavar la ropa, incluso a descansar, según ciertas reglas establecidas por los poderes públicos.
 
Los hombres son los más numerosos – 1.550 en el 2016, pero hay que contar también 750 mujeres con 500 niños cuya situación es aún más delicada.
Pueden ser migrantes más o menos recientes, pero también muchos franceses, originarios de Beauvais o de la región.
Sus motivos para venir a la “Boutique” son múltiples y en el 2016 se contabilizaron cerca de 25.000.
 
Los que hacen la permanencia se reúnen con ellos regularmente para ver cómo va su situación, cómo “avanzar”, qué gestiones aconsejarles…
 
X - ¿Gestiones…? ¿Cómo hacerlo, cuando no tienen domicilio, y que, de hecho, no mantienen relación con nadie?
 
J – Precisamente es en esto donde la Boutique presta un precioso servicio:
Ella cuenta con el beneplácito de los poderes públicos para que aquel que lo solicite pueda tener como dirección oficial la de la Boutique. Lo que llamamos domiciliación.
 
La persona acogida puede recibir un certificado de elección de domicilio, que le servirá para todas las gestiones oficiales. Así podrá, sin problemas contactar con la Seguridad Social, con la CAF, Pôle-empleo, etc. y recibir en la Boutique su correo administrativo o personal.
 
Estar domiciliado, es algo capital para poder abrir paso a sus derechos y así lograr una reinserción progresiva.
 
X – ¿Si lo entiendo bien, tú estás trabajando en ese Servicio?
 
J – Si, participo en este Servicio mínimamente, vengo tres horas por semana a echar una mano, ¡una gota de agua en un océano!
En el 2016, más de 600 personas totalmente desconocidas hasta entonces, (2/3 de hombres por 1/3 de mujeres) pidieron ser domiciliadas; otros, muy numerosos también, ya conocidos pero perdidos de vista, renovaron la domiciliación; sin olvidar las centenares de acogidas que se renovaron en el curso del año 2016.
 
Es verdad que ser domiciliado es una suerte y también una exigencia. Cuando se espera un correo, se abre el buzón todos los días. Pues bien, de la misma forma un acogido, tiene interés en pasar a menudo por la Boutique, para ver si ha recibido algo.
 
Y si no aparece durante tres meses, cancelamos su domiciliación… Si vuelve y lo pide podemos volver a abrirla… Sin embargo, al cabo de un año debe ser renovada, antes de ser cerrada definitivamente cuando la persona acogida tiene por fin un verdadero domicilio u otra dirección.
 
Es decir que el trabajo administrativo es importante y muy preciso, con ordenador y fichas (archivos indispensables). Esta es mi área de trabajo.
 
X - ¡Debe ser un trabajo un poco austero!
 
J - A primera vista, si. Pero, de hecho, las fichas sobre las que trabajo, me hacen relacionar con hombres, con mujeres, con niños, franceses, africanos, asiáticos: jóvenes o menos jóvenes, pero nunca muy mayores pues uno no se hace viejo cuando lleva una existencia tan precaria, cualquiera que sea su origen.
 
Lo que yo palpo, es una pequeña faceta de la vida perturbada de este mundo, su sufrimiento, con el misterio de cada uno para acogerlo y respetarlo.
Estoy contenta por poder participar en el trabajo de un equipo tan motivado: el proyecto es ayudar a que cada persona pueda ponerse en pie… y esto permite tener “aguante” el día en que todo resulta más difícil. La Boutique, es Emaús, y Emaús es el Abbé Pierre: Seguimos sus huellas…
 
Muchas novicias han hecho prácticas en la Boutique, un momento especial en su camino hacia el compromiso de Hermanita. Ellas se encontraron con una calidad de acogida sencilla y cálida con sabor de Evangelio, de Buena Noticia, para toda persona. Es también lo que a mí me parece…
 
Jacqueline Finot, H.A.
 
19/04/2017
Enregistrer au format PDF Imprimer l'article Enviar la referencia de este documento por email enviar por email
> Tous les articles remonter Remonter