APERTURA DEL AÑO DE LA VIDA CONSAGRADA 29/30 DE NOVIEMBRE DEL 2014

Una vocación a renacer…

La carta circular de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólicas nos introduce en este tiempo de gracia en que nos es dado vivir la invitación del Papa Francisco. Acojamos algunas de sus palabras para lanzarnos ya hacia el próximo año:
 
“Vivir con Cristo exige compartir la vida, las opciones, la obediencia de la fe, la bienaventuranza de los pobres, la radicalidad del amor…
Se trata de una vocación a renacer…
 
La fidelidad a ser discípulo pasa en fin, y en ella es probada, por la experiencia de la fraternidad, lugar teológico, en el que somos llamadas a ayudarnos en el sí gozoso al Evangelio: “La Palabra de Dios es la que suscita la fe, la nutre, la regenera. La Palabra de Dios es la que mueve los corazones, los convierte a Dios y a su lógica, que es diferente de la nuestra: la Palabra de Dios renueva constantemente nuestras comunidades…” 
 
El Papa nos invita, pues a renovar y a definir nuestra vocación con alegría y pasión porque el acto de un amor total es un proceso continúo que “madura, madura, madura” en un desarrollo permanente en el que el sí de nuestra voluntad a la suya une voluntad, intelecto y sentimiento. “El amor nunca está “terminado” ni completo: se transforma a lo largo de la existencia, madura y justamente por eso permanece fiel a sí mismo.” 
15/12/2014
Enregistrer au format PDF Imprimer l'article Enviar la referencia de este documento por email enviar por email
> Tous les articles remonter Remonter