Algunos ecos de Estados Unidos

Lois Woods, Secretaria Provincial, se jubila
La Provincia de los Estados-Unidos expresó su gratitud a Lois F. Woods, Secretaria Provincial entre julio de 1998 a enero del 2014, con ocasión de su segunda despedida por jubilación! Lois ha escrito a las Hermanitas para compartir con ellas algunas briznas de recuerdos que ha vivido con las hermanas con las que ha coincidido durante este periodo. Transcribimos algunos extractos de su texto:
 
“¿Por dónde empezar? Yo acababa de jubilarme en la IBM. Maryalice Spencer, la hija de mi marido, que trabajaba ya en Walden, me pidió si quería ayudar a las Hermanitas a organizar su despacho provincial en Walden, ya que marchaban de Nueva York. Era en julio de 1998, y yo no buscaba trabajo pues me apresuraba a montar mi propia sociedad de seminarios para mujeres en actividad. De todas maneras pedí un encuentro con Hna Jean McCormack, la Provincial de entonces, para ver que necesitaban. Ella quería que yo trabajase para ella y fue poco el tiempo que necesité para aceptar unirme a las Hermanitas de la Asunción.
 
Las hermanas me acogieron con los brazos abiertos. Progresivamente me fui encariñando con ellas y se convirtieron en mi “familia”. Cada año, le decía a mi marido: “Bueno… ¡puede que siga trabajando todavía otro año! Y a fuerza de decir “todavía un año” me ha ido llevando a 15 años y medio más tarde, ¡cuando resulta que empecé allí para un corto periodo de tiempo!
¡La vida cotidiana con las Hermanitas ha sido una verdadera aventura, he apreciado cada minuto, y mi vida ha resultado considerablemente enriquecida!
 
Lois jugó un papel capital durante los años que pasó en la Provincia, y especialmente, nos asistió con motivo de los numerosos Capítulos Provinciales. Tenía un gran espíritu de equipo, y se hacía cargo de infinidad de pequeñas cosas que gestionaba en cuanto aparecían. Dando su tiempo y su talento, a menudo hizo prueba de una generosidad discreta y humilde, más allá del sentido del deber. Fue importante y apreciada por toda la familia ampliada de las Hermanitas de la Asunción. El álbum de fotos que recibió como regalo de la Provincia le permitirá conservar en el tiempo estos recuerdos. El poema que sigue, que apreciamos especialmente, ilustra a la perfección el espíritu de reciprocidad en las relaciones. Damos gracias a Lois por la calidad de esta reciprocidad que existe entre nosotras.
Sr Annette, HA
 
Traducción del poema:
Cuando las relaciones nos hacen crecer
incluso cuando la vida parece frágil,
cuando todo es umbrío y doloroso,
complejo y difícil
ser amado y cuidado por una persona
es luz y calor
que hace crecer a otra persona:
 
Ayudarse mutuamente aporta
sentido y esperanza a ambos.
Ser luz y calor en la vida de otro
alimenta el crecimiento en las dos.
 
A este crecimiento nos comprometemos 
S. Maureen, HA
 
Mujeres d’ East Harlem en las Naciones Unidas
 
El 17 de octubre de 2013, pronuncié un discurso en las Naciones Unidad sobre la erradicación de la pobreza. Marta Adrade, que trabaja y vive con las Hermanitas, me pidió hablar de mi experiencia de vida en un barrio donde la pobreza está presente. Acepté la invitación, ya que para mi era la ocasión de expresar lo que pensaba sobre el tema.
 
Un pequeño grupo de 15 madres d’ East Harlem y 3 miembros de Little Sisters Family Health Service también participaron. En las Naciones Unidas, hablé de lo que había vivido en East Harlem desde que llegué en 1992 con mi marido y nuestros tres chicos después de dejar México. Durante todos esos años, me di cuenta que un gran número de adolescentes dejaban el Instituto porque debían escoger entre ir a la escuela o trabajar para subvenir a las necesidades de su familia. Una vez que habían abandonado los estudios, perdían todo interés por la escuela y para nada deseaban volver. Las escuelas están superpobladas y no disponen de suficiente material para aportar una instrucción de calidad a los niños, a veces no tienen siquiera los libros que necesitan para aprender. Lo que falta también, son programas de ayuda a los niños para poder llegar a entrar en buenas universidades después del Instituto. 

Las Hermanitas de la Asunción proponen numerosos programas que pueden ayudar a las personas en necesidad, como el grupo de mamás, los cursos de inglés, el apoyo escolar, etc. Yo voy a las Hermanitas desde 1993 y ellas me han ayudado mucho.
 
El hecho de participar en las Naciones Unidas, me ha hecho una gran impresión: me he dado cuenta que desgraciadamente, los jóvenes son a los que más afecta la pobreza. También me quedé asombrada viendo a tantos dirigentes del mundo entero, reunidos para buscar solución a este problema.
Avelina
 
Celebracion de la Virgen de Guadalupe
Me sentí afortunada al ser invitada a participar en la celebración de la Virgen de Guadalupe el día 12 de diciembre pasado. Esta fiesta comenzó la víspera con el arreglo del lugar donde iban a poner la imagen de la virgen y el salón adonde iban a recibir a la gente.
 
Estos preparativos se hacen con mucha dedicación y esfuerzo. Eramos 5 mujeres y lo hacíamos todo entregando parte de nuestro tiempo (3 horas después del trabajo) y amor. Fue durante este tiempo cuando compartimos de una manera intima parte de nuestras vidas y cada una, nos dimos a conocer de una manera especial y diferente. 
 
El día de la fiesta la gente llegó con flores, comida para compartir y algunas mujeres llegaron vestidas con trajes típicos que las identificaban como mexicanas y Guadalupanas. Algunas de ellas vistieron a sus niñas con trajes típicos de sus pueblos. Durante la ceremonia hubo muchas alabanzas, canciones, música y danzas para celebrar a la virgen.
 
Me asombró ver tantos rostros de mujeres; algunas emocionadas, otras silenciosas, otras cantando y algunas moviéndose al son de la música. También hago notar que la mayoría de las que asistieron eran mexicanas.
 
Hubo un momento muy emocionante cuando la animadora, Yolanda, agradeció a la virgen diciendo “…porque ella nos protege con su manto, nos acompaña y esto lo hace a través de personas como la hermanita Susanne quien nos presta atención y nos visita”, también nombró a la hermana Suzanne D., Todas las presentes le dieron un fuerte y caluroso aplauso.
 
Fui invitada a cerrar este momento sagrado. Solamente agradecí la presencia de todos y a Ella, la Virgen, quien nos reunía sin importar de donde éramos. Luego he invitando a rezar las oraciones universales que nos une, el Padre Nuestro y la Ave Maria.
 
La celebración de la Virgen de Guadalupe terminó con baile y comida para todas y “sobraron 12 canastos de pan”. Este fue el milagro que toma lugar cuando se comparte la fe, los sueños, y las esperanzas.
 
 

 

10/04/2014
Enregistrer au format PDF Imprimer l'article Enviar la referencia de este documento por email enviar por email
> Tous les articles remonter Remonter