ACOMPAÑAMIENTO DE L@S AFGANOS EN NIMES

Septiembre 2009 a noviembre 2010… Un año después. Testimonio de un grupo de voluntarios de Nimes.

En septiembre de 2009, después de « limpiar Calais », 42 afganos jóvenes fueron « trans-portados » de noche, enmanillados, al Centro de Retención Adminis-trativa (CRA) de Nimes. Rápidamente liberados por intervén-ción del Juez de las Libertades y presenta-dos al Tribunal, algunos marcharon y unos 20 permanecieron allí. Primero fueron alojados en una sala parroquial de nuestro sector, comiendo en la Fraternidad Protestante. Después fueron distribuidos en diferentes lugares: unos en el templo de la fraternidad, acostados en el puro suelo sobre alguna manta y otros en una casa que fue donada al Obispado para la acogida de mujeres y niñ@s que salían del CRA, otros, durante un mes, en una Residencia Católica, y otros en los locales exiguos de Cimade… Durante un año comieron en los locales de la Fraternidad Protestante.
 
Dado que este acontecimiento había sucedido en nuestro barrio (el CRA está cerca de casa) este drama nos interpeló y sensibilizó rápidamente. Voluntari@s de diversas Asociaciones se propusieron para asegurar las permanencias un día por semana - Socorro popular, Banca alimenticia, Pan compartido, Restos du Coeur, Ayuda protestante alimenticia, voluntari@s protestantes y católicos – para asegurar la acogida y la presencia fraternas, cuidado del hogar, gestiones, acompañamiento médico, etc.… El pan y los demás alimentos corrían a cargo de diferentes asociaciones ya citadas y muy pronto, los afganos preparaban ellos mismos su comida por turnos. Este acompañamiento fue rudo al principio, dada la dificultad de comprensión…algunas palabras en inglés facilitaron el diálogo, lo mismo que el deseo de ayudarles sin hacerlo en su lugar… Rápidamente se precisaron los lugares de alojamiento: casa del Obispado, la Fraternidad y Cimade y las comidas se tomaban en la Fraternidad y en la casa del Obispado.
 
Una Asociación de afganos de Montpellier « A.D.A.M », afganos presentes desde hacía varios años, aportó un gran apoyo psicológico, expansión, traducción, ayuda para el aprendizaje del francés. También colaboró mucho la ‘Red de Educación sin Frontera’. La Cimade, ayudada por un traductor, los acompañó en su demanda del derecho de asilo a OFPRA. Actualmente todos tienen una autorización temporal de permanencia de 3 meses renovable y un Subsidio de 300 € mensuales, A.T.A. (Ayuda Temporal Alimenticia). Pero su porvenir sigue muy incierto…no tienen actividad « se come, se duerme… ».
 
Esta presencia a los afganos fue coordinada por el Pastor de la Fraternidad protestante y Cimade en cuanto a la organización material, los horarios de presencia, el cuidar las entradas y salidas de los alimentos en el local – se han hecho varias evaluaciones y puntualizaciones – y ha supuesto mucha gratuidad por parte de l@s voluntari@s.
 
En junio, los profesores voluntarios organizaron un tiempo de evaluación de conocimientos adquiridos, nivel DILF, para mejorar su dossier.
 
Antes de las vacaciones, se organizó un « méchoui » en el patio de la Fraternidad, reuniendo a tod@s l@s que habían acompañado a los afganos, llevando cada uno el plato preferido.
Fuimos 80, cuando en realidad esperábamos a 40 personas…Bello atardecer de amistad, con un fondo musical oriental, durante el cual se entregaron los diplomas a los que habían aprobado el DILF y donde los afganos, con traje local, nos hicieron apreciar las danzas de su país. 
 
Momento fuerte para nosotras y también para ellos… Y al final del Ramadán, los afganos invitaron a una comida a tod@s l@s que les acompañamos durante estos meses y no faltaron las danzas afganas que llenaron de color toda la tarde. 
 
Algunas orientaciones fueron tomadas antes del verano, para una mayor autonomía de los afganos: esto, por el hecho de que tienen papeles temporales, un subsidio y que los locales de la Fraternidad están cerrados en agosto, tiempo de vacaciones. La disponibilidad de unos y otros permitió que estos meses de verano transcurrieran bien.
 
A primeros de septiembre, se planteaban varios interrogantes: la Fraternidad protestante deseaba recuperar sus locales que había puesto a disposición hacía un año, las mujeres y niñ@s que salían del CRA necesitaban ser acogidos en la casa prevista inicialmente para esto y numeros@s sin papeles requerían ayuda. Ante esto se propuso a los afganos: Cinco podían ser acogidos en Cévennes – un amigo protestante ponía un piso a disposición por un año, las cargas debían pagarlas los ocupantes, otros cinco eran acogidos en las mismas condiciones en Montpellier y los demás irían a dos pisos en Nimes, beneficiándose del Subsidio para la Vivienda. Todos necesitaban ser acompañados para administrar su presupuesto y organizarse…Se propusieron personas referentes para acompañar los diferentes grupos.
 
Tuvimos también que negociar el destino de cada uno…y antes de la separación, una fiesta nos reunió a tod@s en el templo, a causa del mal tiempo…En este encuentro, tres afganos dieron testimonio de lo que habían vivido y estuvieron contentos compartiéndonos el camino realizado desde hacía un año que están en Nimes; y esto con mucha emoción y agradecimiento caluroso. Alegría de encontrarnos tod@s, en un cálido ambiente fraterno, platos de diferentes países…música oriental y también un diaporama en una gran pantalla, mostrando Calais, la partida… y la llegada al CRA… 
 
Al término de esta acción, que todavía no ha finalizado, el pastor propuso a tod@s los que lo deseaban, la participación a un grupo de palabra sobre lo que habíamos vivido, que no siempre fue fácil, en el que cada un@ pudiera expresar si se sentía modificado, interpelado, quizás enriquecido!
 
Hemos apreciado este intercambio fraternal ecuménico: nos ha enseñado a conocer a los protestantes, a apreciar a los musulmanes, a descubrir auténticos amig@s. También nos ha hecho ser más conscientes del sufrimiento de la inmigración y la clandestinidad, de la realidad dolorosa y compleja de Afganistán; nos ha conducido al servicio de los musulmanes desarraigados, de los que debemos descubrir las riquezas y exigencias. Estos múltiples encuentros enriquecen, desinstalan y nos llevan más allá de nuestras fronteras, no sólo geográficas sino también culturales, religiosas, personales, invitándonos a mirar la realidad de la inmigración y de la clandestinidad.
 
Hermana Bernadette con Jean-Pierre y Françoise, amigos de la comunidad
 
17/11/2011
Enregistrer au format PDF Imprimer l'article Enviar la referencia de este documento por email enviar por email
> Tous les articles remonter Remonter